NacionalesSucesos

Presentan denuncia penal contra Douglas Meléndez y dos exjefes de la UFI por omisión de investigación y fraude procesal

El exfiscal general, Douglas Arquímedes Meléndez, los exjefes de la Unidad de Investigaciones Financieras de la Fiscalía General de la República(FGR), Jorge Orlando Cortez y Tovías Armando Menjívar, y varios  fiscales  auxiliares fueron denunciados penalmente por el delito de omisión de investigación, fraude procesal y falso testimonio, este último delito solo en el caso de Menjívar).

La denuncia penal fue presentada por el abogado Sergio Daniel Peñate Fajardo, quien acusa a Meléndez, Cortez y Tobías, de manipular, alterar o suprimir información a través de los diversos testimonios de un «testigo criteriado»(exjefe de la UFI), con la complicidad de otros funcionarios fiscales.

Peñate Fajardo señaló que con los testimonios de este exjefe de la UFI se han abierto varios expedientes contra el expresidente de la República, Mauricio Funes Cartagena y el exfiscal general Luis Martínez.

Uno de estos procesos abiertos con estos mecanismos fraudulentos, de acuerdo con la denuncia , es el «caso corruptela», el cual fue «creado» por instrucciones de Meléndez, quien en esos días andaba haciendo proselitismo a toda costa en un intento por lograr su reelección al cargo, pero también buscaba desviar las críticas en su contra por su rol en el proceso contra el expresidente Antonio Saca, según Peñate Fajardo.

El exfiscal Meléndez  avaló un proceso abreviado en el caso Saca, lo que trajo como resultado que el exmandatario y sus cómplices aceptaran su culpabilidad en la apropiación de fondos de la partida secreta a cambio de una rebaja en sus condenas, pero, además, que no tuviera la necesidad de revelar detalles sobre todos los beneficiados con los dineros del Estado.

Después de indagar a profundidad, Peñate Fajardo aseguró que el caso «corruptela», que estuvo a cargo de Cortez,  fue fabricado alrededor del supuesto testimonio del exjefe de la UFI, las confesiones de cuatro jefes auxiliares y dos empleados de la FGR, presionados por fiscales del caso.

El abogado también señaló el hecho recurrente de que varios casos han terminado sostenidos principalmente en las declaraciones  de este exjefe de la UFI en calidad de «testigo criteriado» cuando inicialmente han tenido otra línea de investigación.

Con relación al exfiscal, Luis Martínez, también aparece el exjefe de la UFI como testigo criteriado en los casos «corruptela» y»Rais «Martínez, donde los testimonios acusatorios tienen claras contradicciones y más bien parecen preparados a la medida y las intenciones de la FGR administrada por Meléndez.

Peñate agregó que con su denuncia no pretende justificar las conductas ilegales que se les atribuyen al expresidente Funes y al exfiscal Martínez, pero sí es un llamado para que se vigilen las actuaciones de entidades del Estado que tienen la obligación de actuar  dentro de la ley.

Se trata de defender la legalidad de las pruebas y el debido proceso que es garantía del Estado de derecho, del que forman parte integral los jueces, la Fiscalía y en general todos los abogados en el libre ejercicio de la profedión», dijo Peñate Fajardo en declaraciones publicadas por el periódico La Noticia.

Lo peligroso de las conductas atribuidas a Meléndez y los otros funcionarios de la FGR, dijo el denunciante, es que cualquier ciudadano se puede ver sometido a un proceso ante la justicia y ser víctima de ese tipo de maniobras, por ello es necesario garantizar que ilegalidades de ese tipo no se cometan.

Agregó que muchos de estos testigos criteriados causan que los procesos lleguen a vista pública, donde terminan cayéndose porque los jueces tienen que desechar esos testimonios debido a las grandes contradicciones, pero los acusados ya han perdido su libertad hasta por 24 y hasta 36 meses.

Esa es una de las razones por las que Peñate Fajardo presentó la denuncia contra Meléndez y los otros exfuncionarios de la FGR, para que se revise la situación del exjefe de la UFI, quien también es testigo criteriado en el caso contra Adán Salazar o «Chepe Diablo».

En ese proceso, el testigo criteriado acusó al exfiscal Martínez de haberle pedido archivar el caso 22UIF2014, contra  Salazar y otros allegados por los delitos de lavado de dinero y activos,  sin embargo no existe acusaciones en el tribunal Cuarto de Instrucción por ese hecho  como sí hubo contra el extitular de la FGR por el pago de supuestas dádivas de parte del expresidente Funes.

«¿Por qué se supone que el exfiscal ordenó cerrar de forma contraria a la ley un expediente contra  ‘Chepe Diablo’, pero resulta que en el caso corruptela, que inició posteriormente, no hay acusaciones contra este por dádivas a Martínez? o se supone que cerró la investigación sin ningún beneficio», se preguntó el jurista.

Son esas contradicciones las que, según el abogado Peñate Fajardo, generan dudas sobre el rol de los testigos criteriados en los procesos penales.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba