Inicio / Noticias / Fiebre de Sábado por la Mañana cantando con el tenor Eduardo Fuentes
Fiebre de Sábado por la Mañana cantando con el tenor Eduardo Fuentes
securedownload

Eduardo Fuentes. Talento nacional

Marielos y Alex conversaron con este versátil artista que en su vida ha sabido combinar el canto, la fotografía y la electrónica, todas ellas impulsadas por su curiosidad desde la infancia. Recuerda que de pequeño tenía idea que los radios receptores, tenían en su interior pequeñas estaciones de radio, es ahí que se le despierta su curiosidad por desarmar los aparatos y explorar esa idea mental del funcionamiento radial.

La afición por el canto inició a la edad de cinco años en su casa, cuando se subía a la mesa y su familia era su público, enfrente de su casa había una ‘rocola’ donde sonaban canciones de pedro Infante, las cuales se aprendió para interpretar en casa.

Su abuelita, Victoria Mixco, le llevó a la Iglesia de Santa Anita cuando tenía 6 años para que le escucharan cantar y el sacerdote lo hizo parte del coro. La primera vez que cantó en misa estaba en la parte de atrás del coro y cuando empezó a cantar, todo el público volvió a verlo generándole mayor motivación para seguir.

Ante esa situación, su abuelo, José María Durán, le mandó con la maestra Rosita Rodríguez, además de recibir instrucción con Mario Farrar, barítono, así como con el Maestro Meléndez del Valle y finalmente, Julieta Hermosillo, una de las maestras más reconocidas de canto en el país de acuerdo a Eduardo Fuentes.

En el caso de la locución surgió para aprender a dar el agradecimiento por el aplauso, durante 9 años tuvo un programa llamado: “cita con Eduardo Fuentes”, el cual se transmitía los domingos de 8 a 9 de la mañana en circuito YSR, en el año 1981: “tenía un amigo en Houston dedicado a los Latinoamericanos y hacíamos enlace con esa radio vía telefónica por quince minutos y uníamos a dos pueblos”.

Eduardo Fuentes también trabajó en el doblaje de películas y reportajes cuyo trabajo en el teatro le ha servido para la interpretación actoral. Su contacto con las tablas lo hizo a los 15 años en el Colegio Don Bosco: “era un monólogo y se llamaba ‘El fotógrafo’ que duraba 6 minutos y tenía una cámara y expresaba opiniones sobre el fotógrafo y los retratados, yo me sentía emocionado y cuando tome calor me encanto y ahí empezó mi carrera de teatro”.

Una de las obras del canto de fue “30 temas de amor”, una grabación que desarrolló en el año de 1981, luego una empresa venezolana le ofreció producirlo un disco con 30 canciones reconocidas. También tuvo la experiencia de realizar televisión en vivo en Canal Cuatro, donde también tuvo oportunidad de ser productor.

Uno de las anécdotas que más lo ha marcado fue la oportunidad que tuvo de cantar con Sara Montiel  en su gira de cuatro días por el país, quien le dijo: “ nunca dejes esta profesión, tú vas a triunfar”, lo cual lo impulsó, sentenció.