NacionalesSucesos

SITOJ denuncia a juez Osmín Mira Montes por actitud con trabajadores durante pandemia

El Sindicato de Trabajadores del Órgano Judicial (SITOJ) denunció al juez Mario Osmín Mira Montes por su lamentable conducta con los empleados judiciales durante la pandemia de covid19.

De acuerdo con el secretario general del SITOJ, Roswal Solórzano, el juez Octavo de Instrucción de San Salvador, ha mantenido una actitud inconsecuente con los trabajadores del sector justicia a su cargo, sin importarle las disposiciones que el Ministerio de Salud estableció en los momentos más álgidos de la pandemia, como el de mandar a sus casas a los empleados mayores de edad, con padecimientos crónicos o mujeres embarazadas.

Según el sindicato, el juez, quien laboraba en los tribunales de Soyapango, fue incluido en una serie de trasladado aprobados de forma ilegal y arbitraria por Corte Plena el 20 de septiembre de 2016, a solicitud del exfiscal general, Douglas Meléndez, a pesar que cargaba con una serie de denuncias de maltrato y acoso laboral.

Solórzano ya denunció públicamente al juez Mira Montes por haber faltado a su obligación de proteger a los empleados a su cargo, durante la pandemia, lo que incidió directamente en la muerte del exsecretaria de Actuaciones de ese tribunal, por complicaciones de salud derivadas del covid19.

Según el denunciante, el juez Mira Montes, quien se desempeña como Juez Octavo de Instrucción de San Salvador, desde que el 20 de septiembre de 2016 la Corte Plena aprobó de forma ilegal y arbitraria una serie de traslados de jueces a solicitud del exfiscal General Douglas Meléndez y que fueron avaladas por una Comisión Evaluadora de la CSJ, encabezada por el exmagistrado de la Sala de lo Constitucional, Edward Sidney Blanco. Antes de esa decisión, el juez Mira Montes, se desempeñaba como titular del Juzgado Primero de Instrucción de Soyapango.

De acuerdo a una exempleada del Juzgado primero de Instrucción de Soyapango, que habló con este medio bajo solicitud de reserva de identidad por temor a las represalias, Mario Mira Montes, contaba con amplios señalamientos en el desempeño de ese tribunal, tanto por denuncias de usuarios ante la Sección de Investigación Judicial, como señalamientos ante distintas instancias por acoso laboral y sexual. Por lo que todos sus ex colaboradores se sorprendieron cuando fue nombrado para tomar un cargo judicial en la capital.

Sin embargo, pudieron descansar de sus conductas despóticas y en algunos casos hasta posiblemente corruptas.

Precisamente, el secretario de SITOJ, denunció públicamente al juez Mira Montes, por haber infringido las obligaciones de protección para su personal a cargo durante la Pandemia, a quienes sometió a una exagerada carga laboral, sin los controles de bioseguridad necesarios y sin respetar condiciones de personas que por su edad, o estado de salud eran más vulnerables. Es por este motivo que Solórzano tildó de delincuente a Mira Montes, por considerarlo responsable de la muerte de la exsecretara de Actuaciones del Tribunal, falleció por complicaciones derivadas de otros padecimientos agravados por el contagio del Covid-19.

Las acusaciones efectuadas por el Secretario General del SITOJ, coinciden con las efectuadas por los abogados de Enrique Rais, que durante el proceso penal del caso que la fiscalía denominó “Rais-Martínez” buscó que se designara a Mario Mira Montes, por ser un juez “a modo” encargado de mantener el proceso a pesar que este es nulo en su totalidad, por derivar de intervenciones que son ilícitas, no solo por haber sido utilizadas prácticamente 16 meses después de su finalización (la Ley de escuchas solamente permite su uso, hasta 6 meses posteriores a la terminación), sino porque fueron autorizadas sobre falsedades en las solicitudes presentadas por el exdirector del Centro de Escuchas, Sigfrido Campos Crespo y avaladas en “automático” por el Juez Séptimo de instrucción.

Además, el abogado Hernán Cortez, quien ejerce la defensa del procesado Héctor Francisco Grimaldi en el mismo caso, ha manifestado que el Juez Mira Montes, ocultó por casi 10 meses el dictamen de acusación, así como la información sobre qué juez autorizó el criterio de oportunidad para el testigo “sin rostro” clave “Troya”, mismo que también ha sido utilizado en otro proceso fraudulento montado por el exjefe de la Unidad de Crimen Organizado de la FGR, Wil Walter Ruiz, en el que solamente le cambia el nombre a clave “Grecia”, siendo tan evidente el fraude que el criteriado se contradice en ambas declaraciones.

Saravia dijo que SITOJ está recolectando a las denuncias e intensificarán las acciones de presión para que los magistrados de la Corte Suprema de Justicia cumplan con su deber de proteger a los empleados judiciales.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba