Estilo de vida

¿Vale la pena consumir solo cereales integrales y evitar los refinados?

Los cereales integrales tienen fama de saludables por aportar más fibra, vitaminas y minerales que los refinados. Su consumo ayuda a prevenir el colesterol, la diabetes y el sobrepeso.

Los cereales proporcionan un 55% de la energía y un 50% de las proteínas consumidas en total por los seres humanos en todo el mundo. Constituyen una excelente fuente de hidratos de carbono, fibra y proteínas, y son ricos en vitaminas del grupo B, vitamina E y un gran número de minerales, principalmente magnesio, fósforo, hierro y zinc.

Los aportes, sin embargo, varían en función de si se trata de cereales integrales o refinados, pues en los cereales refinados disminuyen notablemente los nutrientes cuando se les extraen el germen y el salvado.

Los cereales integrales cuentan, además, con numerosas sustancias fitoquímicas, como fitoestrógenos y antioxidantes. Todo esto mantiene candente el debate sobre la conveniencia de consumir estos alimentos básicos de una u otra forma, especialmente cuando el consumo va en dirección opuesta a los criterios nutricionales y de salud.

Mientras que los mercados siguen siendo terreno abonado para los cereales refinados, muchos datos científicos respaldan el interés de los cereales integrales. Desde hace más de una década, diferentes estudios han concluido que, como prevención cardiovascular, se deberían incluir cereales integrales y derivados en la dieta, entendiendo por cereal integral el grano entero o molido con el germen, salvado y endospermo.

  • A algunos componentes de los cereales integrales se les atribuye la capacidad de reducir el colesterol LDL (el «malo»), entre ellos la fibra soluble, los betaglucanos y el alfatocoferol.
  • Se ha sugerido también que, gracias a sus fitonutrientes antioxidantes, su consumo puede inhibir el estrés oxidativo y la inflamación, ambos factores de riesgo cardiaco.
  • Otros estudios los asocian a un menor riesgo de diabetes del tipo 2: el cereal integral suele tener un índice glucémico bajo por su riqueza en fibra, por lo que se digiere y asimila más lentamente.
  • Por otro lado, el consumo regular de cereales integrales contribuye a mantener un peso saludable, por su menor densidad energética y su efecto saciante.
  • La regulación del tránsito intestinal es otro motivo para apostar por ellos.

Y existe, además, una cualidad intangible: el grano integral está vivo, puede germinarse y dar pie a una nueva planta, mientras que el refinado se puede considerar ya materia inerte.

Cereales integrales para una alimentación saludable - Viva mi salud

Información de CuerpoMente/Francesc Fossas (dietista nutricionista)

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios