ActualidadInternacionalesNacionalesTemas especiales

Culpable: 130 años de cárcel a coronel Montano por asesinato de 5 jesuitas de la UCA

La justicia española encontró culpable al coronel Inocente Orlando Montano Morales, de asesinar a cinco jesuitas españoles de la Universidad Centroamérica (UCA) y dos de sus colaboradoras, por lo que le impusieron una condena de 130 años de cárcel.

La Audiencia Nacional de España falló declarando culpable a Inocente Montano por el asesinato de los jesuitas españoles Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes, Amando López y Juan Ramón Moreno.

Por unanimidad, los miembros de la Audiencia Nacional de España declararon culpable a Montano por el asesinato que ellos consideraron «de carácter terrorista», de los cinco jesuitas españoles y donde murieron dos de sus colaboradoras.

El militar fue llevado en silla de ruedas para conocer la resolución de los jueces que fallaron en su contra.

Terry Lynn Karl, perito del juicio contra Inocente Montano, aseguró a Radio YSUCA: “Nosotros que hemos trabajado tanto en este juicio estamos muy agradecidos con la Audiencia Nacional de España por el esfuerzo de traer un poquito de justicia a los 5 jesuitas».

Añadiendo: «Creemos que hubiera sido mejor tenerlo en El Salvador donde fue el crimen para llevar ente la justicia a otros involucrados materiales e intelectuales».

«Ojalá que los jueces lleguen a tener el coraje de seguir adelante con los casos en El Salvador de los crímenes de la guerra civil, si no sería una vergüenza muy grande para el sistema salvadoreño», concluyó Terry Lynn Karl.

Inocente Orlando Montano Morales recibió una pena que suma 133 años, 4 meses y 5 días de prisión al considerarlo responsable en grado de autor de cinco delitos de asesinato de “carácter terrorista”.

La resolución fue leída en horas de la tarde de este viernes (hora de España), donde se le fijó 26 años, 8 meses y un día de cárcel por cada una de las muertes de los cinco sacerdotes españoles.

Sin embargo, la defensa de Montano Morales tiene hasta el viernes 18 de septiembre para presentar un recurso de apelación a fin de tratar de revertir la condena.

Por el momento es el único militar salvadoreño que es condenado por este delito y que involucra a otros uniformados del grupo de la «Tandona».

El crimen fue cometido en la madrugada del 16 de noviembre de 1989, luego que un grupo de soldados del extinto batallón Atlacatl irrumpió en la UCA y mató a tiros a los sacerdotes jesuitas: los españoles Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín-Baró, Segundo Montes, Amando López, Juan Ramón Moreno; y el salvadoreño Joaquín López.

Los soldados que simularon un operativo, también acabaron con la vida de la mujer e hija del guardián de la universidad, Elba Ramos y Celina Ramos.

La Fiscalía y la Asociación Pro Derechos Humanos de España consideraron que el coronel, entonces viceministro, jugó un papel clave en el crimen. Según sus escritos de acusación, formó parte del grupo de autoridades que decidió y ordenó a los militares a que cometieran los crímenes.

Uno de los autores materiales del crimen, el teniente Rene Yushsy Mendoza, lo señaló en la Audiencia Nacional como uno de los militares que ordenó la masacre. Mendoza, que lleva años colaborando con la justicia, lo situó a Montano en reunión clave donde se acordó el asesinato múltiple.

Inocente Orlando Montano Morales acabó huyendo del país y se refugió en los Estados Unidos, que al final acordó su entrega a España en el 2017 tras una larga batalla judicial de los apoderados legales del militar que trataron de impedir que fuera llevado a España.

Ignacio Ellacuría, nacido en Portugalete (Bizkaia) en 1930, se había convertido en una figura muy incómoda para el Gobierno centroamericano y en la bestia negra de los grupos de ultraderecha que operaban en el país en plena guerra. Este comprometido teólogo de la liberación apostaba por el diálogo para lograr la paz entre el FMLN y el régimen. Por ello, lo mataron, repiten sus compañeros.

“Durante años había argumentado que la única vía de salida posible a la guerra civil era el diálogo”, le reconocen los jueces de la Audiencia Nacional en su sentencia, donde califican a Ellacuría como “uno de los analistas políticos más importantes de El Salvador” en aquella época. “En definitiva, el papel de la Iglesia como mediadora para tratar de acabar con la sangrienta guerra civil les granjeó la enemistad de la extrema derecha, quien temía que en la negociación se les privase de sus privilegios”, remacharon en el fallo.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios