ActualidadNacionales

Héctor Silva Ávalos tiene expediente en la FGR por lavado de dinero

Silva Ávalos es uno de los fundadores de la Revista Factum y habría recibido dinero del empresario Rodolfo “Fito” Salume Artiñano para la fundación de ese medio de comunicación y por lo cual fue separado para someterse a un proceso de investigación, según lo relata este día Diario La Página.

La Fiscalía General de la República (FGR) abrió un expediente con el periodista Héctor Silva Ávalos, por estar ligado supuestamente a un delito de lavado de dinero en la administración del expresidente de la República, Mauricio Funes Cartagena.

Silva Ávalos es uno de los fundadores de la Revista Factum y habría recibido dinero del empresario Rodolfo “Fito” Salume Artiñano para la fundación de ese medio de comunicación y por lo cual fue separado para someterse a un proceso de investigación, según lo relata este día Diario La Página.

Sin embargo, pese a tener un expediente abierto por el delito de lavado de dinero, la Fiscalía no ha logrado judicializar el caso y se señala que es por influencia de los hermanos Cáceres.

En la información se detalla que el expediente 49-UIF-2016 contra el periodista Héctor Silva Ávalos se encuentra fechado desde el 21 de diciembre del 2016 por la Unidad de Investigación Financiera (UIF) de la Fiscalía General de la República (FGR), que solicitó a la Policía Nacional Civil (PNC) realizar algunas diligencias de investigación urgentes por un posible caso de lavado de dinero.

En las diligencias se detalla que Silva Ávalos presuntamente sirvió para lavar varios millones de dólares en común acuerdo con el empresario dueño de la empresa de cobros Puntual, Gerardo Cáceres; el exministro de Hacienda, Carlos Cáceres; y el exsecretario Privado, Francisco Cáceres, durante el mandato de Mauricio Funes.

De igual forma se dice que ya pasaron aproximadamente cuatro años y el expediente contra el periodista Héctor Silva se mantiene en suspenso y posiblemente sea archivado en los próximos meses de este año.

En el expediente fiscal 49-UIF-2016 consta que Héctor Silva Ávalos fue el encargado de comprar a nombre de Funes 40 caballos pura sangre con un precio de entre $50,000 y $100,000 cada uno.

“Se presume que la persona que se encargó de adquirir esos caballos (algunos relacionados incluso a empresas y personas relacionadas a Joaquín Guzmán Loera, que fue a cambio de un vehículo blindado Mercedes Benz alas de gaviota) fueron Héctor Silva Ávalos y Juan Manuel Bolaños (a) el Chele Bolaños, ex empleado de Grupo Q y relacionado al ex diputado Roberto Silva Pereira”, se lee en el expediente fiscal.

El “Chele Bolaños” vive ahora en Miami, Florida, y tiene como negocio una cuadra de caballos de lujo. Bolaños fue protegido del exdirector de la Policía Nacional Civil (PNC), Howard Augusto Cotto, en tiempos del FMLN, según fuentes relacionadas a los hechos antes descritos.

La documentación de la Fiscalía revela que los caballos supuestamente comprados por Héctor Silva Ávalos fueron trasladados a una hacienda en Atiquizaya luego de algunos allanamientos relacionados al caso de lavado de dinero en contra de Funes.

Se dice que los caballos pura sangre eran una afición de los “Hermanos Cáceres”, quienes eran propietarios de una hacienda valorada el $10 millones acá en El Salvador, en la cual tenían cuadras de caballos con aires acondicionados. Dicha propiedad también fue blanco de allanamiento por parte de las autoridades en el caso Funes.

Silva Ávalos ha sostenido públicamente que nunca tuvo una relación con Funes más allá de lo que exigían sus funciones como empleado de la Embajada de El Salvador en Estados Unidos. Sin embargo, las fuentes consultadas por Diario La Página señalaron que el periodista recibió sobresueldos y algunos cheques extra de Gastos Reservados de Presidencia por orden de Funes, siempre bajo la protección de los Cáceres que necesitaron apadrinar políticamente a ciertos personajes para cumplir sus objetivos de forma impune.

Meses atrás, circularon en redes sociales una serie de recibos y bitácoras relacionadas a la partida secreta de Funes.

Según fuentes vinculadas a estas erogaciones, Silva Ávalos recibió en reiteradas ocasiones desembolsos en dinero en efectivo de la partida secreta por orden del exsecretario Privado, Francisco Cáceres.

Miembros de unidades fiscales consultadas para este reportaje señalaron que la protección de los Cáceres a Silva Ávalos se extendió en la Fiscalía hasta evitar que este fuera relacionado en el caso judicializado en contra del expresidente Funes. Silva Ávalos tuvo durante los gobiernos del FMLN protección dentro del Ministerio de Hacienda para que se compartiera información sobre el presunto manejo ilegal de fondos que hizo, según estas fuentes.

El fundador de Factum también ha dicho públicamente que nunca recibió dinero ni tuvo alguna relación empresarial con el empresario Adolfo Salume Artiñano para fundar la revista, sin embargo, periodistas de dicho medio avisaron varios meses atrás que iniciarían una investigación sobre la relación de Salume con Silva Ávalos, información periodística que a la fecha no se ha publicado.

Las razones que llevó a los hermanos Cáceres a distanciarse con Mecafé

Miguel Menéndez, conocido como “Mecafé”, es un empresario salvadoreño que se encuentra recluido en el Sector 9 del penal La Esperanza, conocido como Mariona, por dos casos de lavado de dinero relacionados a Funes.

“Mecafé” fue señalado como uno de los más grandes operadores políticos y financieros de Funes, según consta en los hechos descritos por la Fiscalía por los casos en que ha sido procesado.

El rol de Menéndez durante la gestión de Funes chocó a pocos meses de haber iniciado el Gobierno con los intereses de la familia Cáceres. Según el relato del expediente 49-UIF-2016, el primer gran caso que quebró la relación fue un presunto soborno de $3 millones que recibieron los Cáceres.

“Negociaciones realizadas por los Hermanos Cáceres con Carlos Slim que fue denominada operación Claro a fin de que se impulsaran las leyes adecuadas y se realizarán los procedimientos administrativos necesarios para cobrar una cuota fija por el uso de la telefonía fija, por estas negociaciones los Cáceres cobraron $3,000,000 con este dinero ellos crearon sociedades y realizaron importantes inversiones en Guatemala a partir del mes de octubre del año 2010, a partir de eso empezó el distanciamiento entre Mecafé y los Cáceres”, se lee en el expediente fiscal.

La Asamblea Legislativa aprobó a inicios del 2010 un decreto en el que eliminaba el cobro de cuota fija por telefonía, días después este fue observado y regresado a los diputados por parte del expresidente Funes, quien en ese momento no se opuso formalmente en su escrito a la eliminación del cobro fijo pero señaló algunos errores del decreto.

Meses después, la Asamblea volvió a modificar y a aprobar un decreto que mantenía el cobro fijo, el cual publicitó por medios institucionales como una ley que traía algunos otros beneficios puntuales para el usuario.

Luego de dicho evento, Mecafé decidió no volver a intervenir en los negocios de los Cáceres y separar sus áreas de influencia de las de dichos hermanos.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios