Internacionales

Policías disparan a quemarropa a afroamericano Jacob Blake en Kenosha, Wisconsin

Un tiroteo de policías contra un afroamericano, que recibió siete tiros por la espalda, encendió manifestaciones contra la violencia policial y el racismo en Wisconsin, Estados Unidos.

El gobernador de Wisconsin envió este lunes a la Guardia Nacional de su estado a la localidad Kenosha, luego de una noche de disturbios, en parte violentos, que se produjeron después de que la policía en la ciudad le disparara a un hombre negro, llamado Jacob Blake, de 29 años, varias veces por la espalda, informó la agencia internacional Reuters.

Después de ser trasladado de urgencia a un hospital, Blake salió de cirugía y presenta una condición estable, dijo su padre a los medios de comunicación este lunes. Los tres hijos de Blake vieron el tiroteo, dijo un abogado de la familia.

En un video tomado por un transeúnte al otro lado de la calle del tiroteo: se puede ver a Blake caminando hacia el lado del conductor de una camioneta gris seguido por dos oficiales con sus armas en la espalda. En la reproducción se pueden escuchar siete disparos cuando Blake, que parece estar desarmado, abre la puerta del automóvil.

Se desconoce si los agentes vieron algo dentro del vehículo que les hizo disparar contra Blake. Tampoco estaba claro si uno o ambos agentes dispararon sus armas.

El tiroteo ocurrió alrededor de las 5:00 P.M. (hora local) del domingo cuando los agentes respondían a lo que denominaron un «incidente doméstico». La policía llevó inmediatamente a la víctima a un hospital, según un comunicado del Departamento de Policía de Kenosha. Las autoridades no dieron más explicaciones sobre qué provocó el tiroteo.

Al conocerse el hecho, multitudes se reunieron en el lugar y algunos manifestantes prendieron fuego y arrojaron ladrillos con cócteles molotov a la policía, lo que llevó a las autoridades a cerrar los edificios públicos. Los activistas dijeron que estaban organizando otra noche de manifestaciones.

Los manifestantes se reunieron rápidamente en Kenosha, una ciudad de alrededor de 100,000 habitantes a un lado del lago Michigan, a unos 100 kilómetros al norte de Chicago. «No había ninguna razón para que se dispararan siete tiros en la espalda de este hombre mientras tenía tres hijos en el auto», dijo Whitney Cabal, una de las líderes del movimiento Black Lives Matter en Kenosha.

Ben Crump, quien dijo que la familia Blake lo había retenido y que ha representado a la familia de George Floyd, dijo en un comunicado que Blake había estado tratando de intermediar en un «incidente doméstico» cuando los oficiales le dispararon por primera vez con una pistola Taser.

«Mientras se alejaba para ver cómo estaban sus hijos, la policía le disparó varias veces en la espalda a quemarropa. Los tres hijos de Blake estaban a solo unos metros de distancia y presenciaron cómo la policía disparaba a su padre», dijo Crump.

Los oficiales involucrados en el tiroteo han sido puestos en licencia administrativa mientras la investigación está en curso, dijo el Departamento de Justicia de Wisconsin el lunes temprano, que es un procedimiento estándar en un tiroteo en el que están involucrados oficiales.

El tiroteo ocurrió tres meses después de que la muerte de George Floyd, un hombre negro, bajo custodia policial de Minneapolis, provocó protestas en todo el país contra la brutalidad policial y el racismo estructural en los Estados Unidos.

Advertencia: las siguientes imágenes pueden herir su sensibilidad. 

Con reportes de Reuters y BBC.
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios