COVID-19Nacionales
Tendencia

Primera víctima por COVID-19 en el país no poseía enfermedades crónicas

La primera persona fallecida por coronavirus en El Salvador, una adulta mayor de 60 años, no tenía antecedentes médicos y era parte de población en riesgo. Sufrió un fallo pulmonar característico del COVID-19.

El ministro de Salud, Francisco Alabí, confirmó este martes que la primera persona fallecida por coronavirus en El Salvador es una mujer adulta mayor de 60 años de edad que ingresó al territorio nacional el pasado 12 de marzo. La mujer no poseía enfermedades crónicas subyacentes que hayan precipitado su deterioro de salud.

«En el caso de la paciente, es una paciente que no tenía antecedentes y comorbilidad. Es una paciente que su edad ya la ponía en un grupo de riesgo. Esta paciente inicia, como la característica de la enfermedad, con un deterioro pulmonar, con una insuficiencia respiratoria que va progresando y que, en alguna medida, pone una situación muy complicada la fisiología pulmonar. De esta manera entra en paro respiratorio», dijo Alabí en conferencia de prensa.

«El caso es característico de una población de riesgo. La evolución de estos pacientes ha sido similar en otros países, puede llegarse en algún momento a incrementarse el tiempo en el que los pacientes pueden estar bajo ventilación mecánica invasiva pero la mayoría, al final, un 50% fallece», indicó el funcionario.

El ministro dijo que se siguen corriendo pruebas: al final de la noche se realizará la actualización respectiva del sitio habilitado para estadísticas, según el proceso de identificación y recolección de las muestras. Hasta el momento se registran 12 pacientes sospechosos y 31 casos activos por coronavirus.

También, Alabí indicó que las personas positivas por coronavirus se mantienen aislados en un área designada en el Hospital Nacional Saldaña, en Planes de Renderos, al sur de San Salvador. También descartó que estos se encuentren en contacto con otros pacientes categorizados como sospechosos por la unidad de vigilancia sanitaria.

Protocolo de inhumación

«Una vez se  inicia el proceso de preparación del cadáver, utilizar medidas basadas en hipoclorito de sodio [cloro] o rellenar ciertos orificios corporales para ubicar dentro de bolsas específicas las cuales contienen hipoclorito de sodio. Posterior a esto viene el proceso administrativo el cual se identifica toda la defunción y se genera el papeleo de las actas de defunción», indicó el funcionario.

«Y posteriormente el traslado debe ser controlado, debe ser en doble bolsa, cumpliendo todas las medidas, debe colocarse de inmediato en el féretro y el proceso de la sepultura, la inhumación, debe ser de manera inmediata, la cual no pueden asistir familiares, y esos son medidas y protocolos que están establecidos», explicó Alabí sobre el proceso.

El 13 de marzo, el Instituto de Medicina Legal (IML) determinó brindó lineamientos para el manejo, traslado, disposición final de los cuerpos de personas fallecidas por coronavirus (COVID-19).

En el caso de la inhumación IML dijo que “si la familia doliente desea realizar un acto religioso, este deberá efectuarse en el cementerio, en el menor tiempo posible y con la menor cantidad de personas. Al finalizar la inhumación, personal de MINSAL debe levantar el acta, donde firmará un representante de la Policía Nacional Civil (PNC), de la familia y del MINSAL.

Información sobre la pandemia COVID-19

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios