Internacionales
Tendencia

Estados Unidos ofrece recompensa de $15 millones por Nicolás Maduro

El Gobierno de Donald Trump acusó a Nicolás Maduro por "narcoterrorismo" y piden que enfrente la justicia en la corte de Estados Unidos.

El gobierno de Estados Unidos acusó el jueves al presidente venezolano, Nicolás Maduro, y a más de una docena de altos funcionarios venezolanos acusados ​​de «narcoterrorismo», la última escalada de la campaña de presión de la administración Trump destinada a derrocar al líder socialista, informó la agencia internacional Reuters.

El Departamento de Estado ofreció una recompensa de hasta $15 millones por información que conduzca al arresto y condena de Maduro, cuyo país ha sido convulsionado por años de una profunda crisis económica y agitación política.

La acusación, una rara acción de Estados Unidos contra un jefe de Estado extranjero en funciones, marca una nueva fase seria contra Maduro por parte de Washington en un momento en que algunos funcionarios estadounidenses han dicho en privado que el presidente Donald Trump está cada vez más frustrado con los resultados de su política venezolana.

El Procurador General William Barr, al anunciar los cargos, acusó a Maduro y sus asociados de conspirar con una facción disidente del grupo guerrillero izquierdista colombiano FARC «para inundar los Estados Unidos con cocaína». «Mientras el pueblo venezolano sufre, esta camarilla … se llena los bolsillos», dijo Barr sobre Maduro y las más de una docena de otros que fueron acusados.

El Gobierno de los Estados Unidos ha presentado previamente acusaciones penales contra miembros de la familia y el círculo íntimo de Maduro. Él y sus aliados han descartado tales acusaciones como una campaña de desprestigio, y argumentan que Estados Unidos es responsable del tráfico de drogas dado su papel como consumidor líder.

Maduro ya está bajo las sanciones de Estados Unidos y ha sido el objetivo de un esfuerzo de Estados Unidos destinado a expulsarlo del poder. Asumió el cargo en 2013 después de la muerte de su mentor, el presidente Hugo Chávez, un acérrimo enemigo de Estados Unidos.

Otros funcionarios venezolanos cuyas acusaciones fueron anunciadas el jueves son el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, el líder socialista de alto rango Diosdado Cabello y el presidente del Tribunal Supremo del país, Maikel José Moreno Pérez, de 54 años, acusado de lavado de dinero.

Estados Unidos y docenas de otros países han reconocido al líder opositor Juan Guaidó como el presidente legítimo del país. Pero Maduro ha permanecido en el poder, respaldado por los militares del país y por Rusia, China y Cuba.

Cuando se le preguntó si el gobierno de Estados Unidos quiere capturar a Maduro vivo o muerto, Barr dijo: «Queremos que lo capturen para que pueda enfrentar la justicia en la corte de Estados Unidos». Pero Barr no ofreció ninguna indicación de cómo las autoridades estadounidenses creen que podrían tener en sus manos a Maduro, quien ha soportado más de un año de presión internacional y protestas callejeras, una y otra vez, mientras la economía de los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) continúa desmoronándose.

Información sobre la pandemia COVID-19

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios