Temas especiales

Protagonismo de la FAES abre cuestionamientos de sus funciones en seguridad pública

La creciente participación de la FAES en el combate al crimen, y hechos políticos, ha dejado a un lado el fortalecimiento de la PNC, legítima encargada de la seguridad, indicaron investigadores de FUSADES.

Los investigadores de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), Óscar Pineda y Lilliaam de Carsana, cuestionaron la formación en derechos humanos y constitucionalidad de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES) que ha tomado un papel protagónico en el combate a la criminalidad, una atribución que corresponde por legitimidad a la Policía Nacional Civil (PNC), organismo estatal encargado de la seguridad pública tras la firma de los Acuerdos de Paz de  1992.

Los cuestionamientos a las atribuciones de la FAES cobran mayor fuerza después de los acontecimientos del domingo 09 de febrero, que fueron protagonizados por el presidente de la república, Nayib Bukele, que decidió ingresar militares a la Asamblea Legislativa con el fin de presionar la aprobación del préstamo del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) valorado en $109 millones para la fase III del Plan Control Territorial.

«Esto genera bastante malestar y puede dar lugar a abusos. El llamado es a regularizar las funciones de la Fuerza Armada y a regularizar las funciones de la Policía Nacional Civil y a respetar los derechos humanos en el combate a las condiciones especiales de inseguridad que tenemos», dijo Carsana en la entrevista principal de A Primera Hora de Radio 102nueve.

Las dos funciones principales de la FAES en la actualidad son de carácter natural y excepcional. En primera instancia, le corresponde la protección del Estado y la soberanía del territorio nacional. Y la segunda, en situaciones extraordinarias que la PNC, encargada de la seguridad pública, no puede controlar. Esta última implica la entrega de un informe detallado a la Asamblea Legislativa, indicaron los investigadores.

No obstante, los especialistas resaltaron que el último uso de los militares el 09 de febrero no es natural ni excepcional, sino «pura arbitrariedad» basada en el «abuso de poder» de su comandante general, Nayib Bukele. El fortalecimiento de la FAES, sin incluir políticas públicas en materia de mejoramiento a la PNC más allá de formación de agentes, se constatan en la reciente juramentación de 1.400 soldados que serán incorporados en Plan Control Territorial, en la Plaza Gerardo Barrios, el pasado martes.

«Queremos volver a cuáles son las funciones de la Fuerza Armada. En 2014, la Sala de lo Constitucional dijo es permitida su participación si hay una situación de violencia, de criminalidad, que amerita que apoye a la Fuerza Armada. Pero el Ejecutivo debe tener un plan de fortalecimiento de la Policía para que eventualmente, sin necesidad del ejército, pueda ocuparse de la seguridad pública. Porque la que se ocupa de la seguridad es la PNC», dijo Pineda en una de sus intervenciones.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios