Internacionales

Estados Unidos regresa a unos 800 migrantes a México en las últimas dos semanas

​Más de 70 personas, en su mayoría centroamericanos y cubanos, atravesaron el jueves el puente fronterizo entre Estados Unidos y México en silencio, con la cabeza baja, sus documentos en una bolsa de plástico transparente y el semblante preocupado. Unos tenían dudas sobre cómo vivirán los dos próximos meses hasta su cita con un juez estadounidense. Otros pensaban en volver a casa.

Estados Unidos devolvió unos 800 migrantes a México por Matamoros en las últimas dos semanas, cuando el programa conocido como “Permanecer en México” se extendió a esta ciudad al noreste de Tamaulipas, un estado con una fuerte presencia del crimen organizado, pero al que Washington ya envió a casi 3.000 personas, según datos de autoridades locales y estatales.

Igual que ocurrió antes en Nuevo Laredo, una ciudad del mismo estado a 350 kilómetros al noroeste, los migrantes son retornados en grupos de entre 50 y 100 personas de forma casi diaria y con una fecha para solicitar asilo ante un juez estadounidense, una cita a la que muchos no saben si podrán o no acudir.

​Más de 70 personas, en su mayoría centroamericanos y cubanos, atravesaron el jueves el puente fronterizo entre Estados Unidos y México en silencio, con la cabeza baja, sus documentos en una bolsa de plástico transparente y el semblante preocupado. Unos tenían dudas sobre cómo vivirán los dos próximos meses hasta su cita con un juez estadounidense. Otros pensaban en volver a casa.

“Lo único que Donald Trump está haciendo es devolviendo a todas las personas”, dijo Emilio Cáceres, un agricultor hondureño de 25 años que quería regresar a su país porque, según señaló, al haber cruzado de forma ilegal y haber sido deportado antes una vez, sabía que no tenía opciones para el asilo por mucho que le hubieran dado cita.

Algo parecido pensaba Luis Raxic, que viajaba con su esposa y su hija de año y medio y fueron retornados el miércoles.

“Uno de los agentes nos lo dijo muy claro, que nos iban a deportar, pero solo a México y no a nuestro país, para ahorrar dinero porque ya pagan muchos impuestos allá”, explicó.

Desde enero, Estados Unidos devolvió a más de 20.000 solicitantes de asilo a México para que esperen allí la resolución del proceso, en lo que supone uno de los cambios más drásticos de la política migratoria de Washington en los últimos años.

En un primer momento, las autoridades estadounidenses devolvían a personas que llevaban tiempo esperando para pedir refugio porque huían de la violencia o la persecución política en sus países, y estaban apuntadas en las numerosas listas de espera que proliferaron en muchos de los cruces fronterizos. Pero en Tamaulipas son muchos más los retornados que cruzaron ilegalmente y se entregaron con la esperanza de que, al viajar con niños, les dejarían quedarse.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios