Política

FMLN defiende a Sigfrido Reyes y se desliga del caso ALBA Petróleos  

Reyes fue enviado a juicio civil por presunto enriquecimiento ilícito y el actual secretario general, Óscar Ortiz, negó cualquier vínculo con la empresa petrolera de origen venezolano.

En dos días, el partido FMLN se ha visto obligado a pronunciarse sobre dos de los casos judiciales más polémicos en el que algunos de sus principales líderes se han visto involucrados. Estos son el juicio civil en contra del expresidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes, y los allanamientos sobre la empresa petrolera ALBA Petróleos.

Reyes fue enviado a juicio civil por los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), ya que no pudo justificar un total de total de $113,817 dólares de su patrimonio personal.

Sobre este primer caso, la Comisión Política del partido oficial argumentó que el Órgano Judicial recibió presiones por parte del presidente Nayib Bukele para votar a favor del juicio contra el expresidente del Organismo Promotor de Inversiones y Exportaciones (PROESA). Diez de los quince magistrados votaron a favor del proceso contra Reyes.

«Esto evidencia la falta de igualdad en la aplicación de justicia y que las decisiones se determinan según la persona, por su ideología, sin atender el principio constitucional de igualdad jurídica»

«la sección de Probidad luego de revisar, investigar y analizar la información presentada por el compañero Sigfrido Reyes, concluyó en su informe final que no había indicios de enriquecimiento ilícito. Dichas conclusiones fueron sustituidas arbitrariamente ante presiones de un grupo de magistrados y del presidente de la República”, añadió la Comisión mediante un comunicado hecho público en sus cuentas de redes sociales.

Además del comunicado, también se pronunció al respecto el nuevo secretario del partido Óscar Ortíz, quien manifestó su confianza de que Reyes “saldrá bien librado del proceso”.

“Está claro que hay tiempo y espacio no solo para justificar, sino para mostrar que determinadas decisiones no han sido las más adecuadas, el proceso no está cerrado, está abierto y confiamos en que el compañero Sigfrido Reyes va a salir bien librado de esta situación”, expresó Ortíz en declaraciones retomadas por Diario El Mundo.

El propio Reyes también se pronunció respecto al caso y calificó como un “atentado alevoso” en su contra.

“Haré uso de todos los recursos y acudiré a todas las instancias que me habilitan la Constitución, los tratados internacionales y las leyes de la República para enfrentar y derrotar este alevoso atentado contra mi persona. La verdad y la justicia deberán prevalecer”, escribió Reyes en su cuenta de Twitter.

“El FMLN no tiene nada que ver con ALBA Petróleos”

Desde que asumió la presidencia, Ortiz se ha esforzado para desligar a su partido de los casos de corrupción en los que sus miembros han sido señalados. Esta iniciativa lo llevó a desestimar cualquier vinculación con la empresa petrolera ALBA Petróleos, que está siendo investigada por presuntos delitos relacionados al lavado de dinero.

ALBA Petróleos fue constituida en 2005 mediante una alianza entre ENEPASA, empresa conformada por alcaldes del FMLN, y la multinacional venezolana PDVSA. Su fin era comercializar combustible a precios más bajos. Actualmente 27 entidades afiliadas a ALBA Petróleos se encuentran bajo investigación por la FGR.

“Nosotros no tenemos absolutamente nada que ver con ALBA Petróleos. Es una empresa. Yo presido el partido. ALBA Petróleos es una empresa que se dedica al tema de los combustibles, pero el FMLN no tiene que ver con ninguna empresa. Yo voy a responder por el FMLN. Los partidos no son para tener empresas”, exclamó Ortiz durante una entrevista radial.

No obstante, el histórico dirigente del FMLN, José Luis Merino, fue incluido en la “lista negra” del departamento de Estado de los Estados Unidos, la cual aparecen figuras políticas ligadas a casos de corrupción de los países que integran el Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador).

Merino fue incluido en esta nomina por sus vínculos con ALBA Petróleos, pues el gobierno estadounidense señala que tanto él como su hermano, Ismael Merino, movilizaron $400 millones por medio de compañías fachada hacia cuentas off-shore en Panamá.

Estos movimientos representan los esfuerzos del FMLN de mejorar su imagen de cara a las próximas elecciones de 2021, donde buscará recuperar el terreno perdido en los recientes eventos electorales.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios