Internacionales

Autoridades mexicanos investigan compra de niños migrantes para cruzar hacia EE.UU.

Casi 600.000 migrantes interceptados en los últimos ocho meses en la frontera, en su mayoría centroamericanos que pretendían solicitar asilo.

Algunos migrantes en la ciudad mexicana de Tijuana están tratando de comprar niños de madres solteras vulnerables en refugios locales, para tratar de cruzar con mayor facilidad hacia Estados Unidos, según contaron directores de los refugios, migrantes y las autoridades policiales de Tijuana a medios internacionales.

La cadena Telemundo reporta casi 600.000 migrantes interceptados en los últimos ocho meses en la frontera, en su mayoría centroamericanos que pretendían solicitar asilo. Las familias con hijos y los menores no acompañados obtienen un trato preferente, que se traduce por ejemplo en un tiempo reducido de encarcelamiento.

Así, el Departamento de Seguridad Nacional ya había denunciado desde hace meses que hay adultos que se hacen pasar por familias, alquilando en el mejor de los casos a menores que fingen ser sus hijos.

Es lo que presuntamente hizo, por ejemplo, Maynor Velásquez Molina, un hombre guatemalteco acusado de pagar 130 dólares a una familia para que le permitieran usar a su hijo de ocho años para cruzar la frontera. Pagó además otros 130 dólares por un certificado de nacimiento falsificado.

Entraron así por Lukeville (Arizona) el 18 de febrero en un grupo de más de un centenar de inmigrantes, enseñando el certificado que, cuatro días después, los agentes determinaron falso. El hombre confesó entonces que “buscó a un niño en Guatemala para cruzar la frontera de México a Estados Unidos con él porque le habían dicho que era más fácil entrar así”, según la denuncia en su contra.

La denuncia de las autoridades migratorias estadounidenses se ha visto ahora refrendada por la advertencia de los responsables de refugios mexicanos en los que los migrantes aguardan su momento de obtener asilo al otro lado de la frontera.

“No puedo ir a trabajar porque no puedo quitar los ojos de mis niños”, ha explicado Antonia Portillo Cruz, hondureña de 44 años, al diario The San Diego Union-Tribune.

Denuncia haber visto a varios hombres preguntar a mujeres del refugio en el que vive, en la iglesia Embajadores de Jesús, sobre la posibilidad de comprar a sus hijos, aunque ella, añade, no ha recibido ninguna oferta directa.

Según cuenta, el precio ofrecido son 350 dólares. Portillo teme por sus dos niños, de 10 y ocho años, por si las ofertas se convierten en secuestros.

“Quieren robar a nuestros hijos para poder cruzar a Estados Unidos”, denuncia enfadada.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios