Estilo de vida

¿Eres intolerante a la lactosa? Conoce cuales son sus causas

Pero, ¿por qué no se produce esta enzima? Los estudios indican que luego de los dos años el ser humano disminuye la producción de lactasa. La cantidad restante es la que determina la tolerancia que se tiene hacia los productos lácteos.

Todos conocemos a alguien que no puede consumir lácteos. La intolerancia a la lactosa se caracteriza por la aparición de molestias en la digestión asociados a la malabsorción del azúcar en la leche y sus derivados. Este problema puede ser transitorio o permanente, pero debe ser diagnosticado por un médico, según Nutrición Práctica y Saludable.

Algunos estudios indican que este padecimiento afecta a 75 % de la población mundial. Sin embargo, este diagnóstico no implica que debe eliminarse el consumo de este importante alimento. ¡Todo lo contrario!

Derivados como el queso o yogur son aptos para el consumo ya que el proceso de fermentación ayuda a digerir este azúcar. En el caso de la leche, las personas que tienen intolerancia a la lactosa pueden ingerir hasta 250 ml o 500 ml durante el día, informa el blog.

La lactasa es una sustancia que fabrica el intestino delgado y permite la digestión del azúcar presente en la leche. Esta enzima descompone la lactosa en glucosa y galactosa para que el organismo pueda absorberlos con facilidad.

Resultado de imagen para intolerancia a la lactosa
Créditos de Imagen: Enfermería Ciudad Real

Cuando las personas no producen suficiente lactasa, la lactosa se deposita en el intestino y se convierte en gases. Esto produce retortijones, inflamación y diarrea.

Pero, ¿por qué no se produce esta enzima? Los estudios indican que luego de los dos años el ser humano disminuye la producción de lactasa. La cantidad restante es la que determina la tolerancia que se tiene hacia los productos lácteos.

Grados de intolerancia a la lactosa

  • Primaria: es el más común y se desarrolla en personas que fueron capaces de digerir la lactosa cuando eran más pequeños. Este grupo puede consumir cierta cantidad sin presentar síntomas.
  • Secundaria: se produce como consecuencia de un daño en los intestinos por alguna enfermedad grave.
  • Congénita: es uno de los más raros ya que el cuerpo no produce ningún tipo de lactasa por un defecto genético. No tiene cura.

Recomendaciones

  1.  No suspendas el consumo de lácteos a menos que sea una sugerencia de tu médico. En su lugar, disminuye las raciones y prefiere los yogures o quesos.
  2.  Opta por productos libres de lactosa para disfrutar de las otras propiedades de los lácteos.
  3.  Aumenta el consumo de calcio, vitamina D, proteína y riboflavina a través de otros alimentos.

    Resultado de imagen para leche
    Créditos de Imagen: Cadena SER

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios