Internacionales

Venezuela acusa a la oposición de contratar a sicarios salvadoreños para asesinar a Maduro

Según el ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez, un grupo de centroamericanos, entre los que hay salvadoreños, atentarían en el metro, contra personalidades del gobierno bolivariano, jueces y torres eléctricas.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, aseguró que la policía venezolana desmanteló un complot para asesinarlo dirigido por Juan Guaidó, con la ayuda del presidente colombiano, Iván Duque.

“Al títere diabólico le acabamos de desmantelar un plan que dirigía él personalmente para matarme”, dijo Maduro en referencia al presidente encargado, reconocido por más de 50 países.

“En los próximos días seguramente habrá nuevas capturas, de nuevos terroristas, llámense como se llamen”, advirtió en un acto público realizado este domingo.

Horas antes el ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez, mostró pruebas de los supuestos planes para asesinarlo. Aseguró que Roberto Marrero,  jefe de despacho de Guaidó es “el principal enlace” para la realización de actos violentos en el territorio venezolano a cargo de centroamericanos llegados en los últimos días al país.

Rodríguez aseguró que las conversaciones halladas en el teléfono de Marrero evidencian que conspiraba junto con Guaidó para gestionar el financiamiento de actos terroristas.

Según Rodríguez un grupo de centroamericanos, entre los que hay salvadoreños, atentarían en el metro, contra personalidades del gobierno bolivariano, jueces y torres eléctricas. Todo ello culminaría con una huelga general y el asalto del Palacio de Miraflores.

La madrugada del jueves, agentes de inteligencia detuvieron a Roberto Marrero, mano derecha de Guaidó en la Asamblea Nacional, bajo acusaciones de “terrorismo”, una decisión fuertemente criticada por la comunidad internacional. Desde el momento de su captura denunció que le habían “sembrado” fusiles y una granada.

La pregunta que muchos se hacen es que si Marrero era el operador de una conspiración encabezada por Guaidó, y la fiscalía cuenta con tal cantidad de pruebas, por qué el primero está detenido y el segundo celebró este sábado un masivo acto de apoyo en la ciudad de Barcelona, estado de Anzoátegui, donde reunió a miles de personas.

La reacción del chavismo es la dura respuesta a una semana en la que Michelle Bachelet, alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, denunció desde Ginebra ejecuciones extrajudiciales y torturas para aplacar una insurrección popular en los barrios pobres de Caracas.

Ante estos hechos, Nicolás Maduro desplegó el sábado una nueva batería de amenazas que incluyeron a Juan Guaidó, Leopoldo López, miembros del partido Voluntad Popular y hasta el embajador español en Venezuela.“Qué nos respeten por las buenas o por las malas, pero que nos respeten”, advirtió Maduro.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios