Deportes

Ter Stegen evita la debacle del Barcelona en San Mamés

Los blaugranas se mantienen líderes, pero ya comienzan a ver por el retrovisor al Real Madrid que está a seis puntos.

El Barcelona se ha quedado con la pólvora mojada este domingo luego de sacar un sufrido empate ante el Athletic de Bilbao en San Mamés. Aunque conserva su primer puesto en la liga, ha visto su distancia con el Real Madrid, que marcha segundo, reducida a seis puntos.

Desde el arranque del partido, los catalanes sabían que enfrentarían una autentica batalla campal en la Catedral, ya que los hombres de Garitano ejercieron mucha presión los primeros minutos sobre la línea de fondo de los blaugranas con la tripleta conformada por Raúl García, Yuri y Susaeta, la cual dio frutos gracias a la ausencia de Arthur Melo en la volantía de los blaugranas, ya que les era prácticamente imposible a los catalanes circular el balón con fluidéz en el centro del campo.

El mismo Susaeta fue el primero en exigir a Ter Stegen sobre el minuto 16 con un zurdaso colocado al poste izquierdo, pero el meta alemán se estiró al máximo a mano cambiada para mandar la jugada al saque de esquina.

Seguido del intento de Beñat, Raúl García intentaría abrir el cerrojo de la portería de los visitantes con una chilena, pero Ter Stegen estaba bien colocada para contener el disparo.

A pesar de que las voces desde la ciudad condal dicen que Messi no tiene ninguna lesión, esta vez el capitán azulgrana parecía ir con el freno de mano puesto, pero lo poco que contribuyó fue más efectivo que cualquier de sus compañeros, como el pase filtrado que le mandó a Semedo que acabó con un mala salida de Iago Herrerín y con un remate del argentino que se estrelló con el larguero, sin embargo la jugada no fue valida por un fuera de juego del lateral portugués y el marcador se cerraría con 0-0 en el primer tiempo.

Luego de la charla en los vestuarios, los hombres de Valverde reaccionaron y comenzaron a adelantar más las líneas asfixiando la salida del equipo vasco que poco a poco se iba encerrando en su propio terreno, por lo que su único chance era mandar balones largos para que Iñaki Williams quedara mano a mano con Piqué y Lenglet, incluso estuvo muy cerca de subir el marcador con un remate a bocajarro desde el área chica, pero ahí estaba de nueva cuenta el muro llamado Ter Stegen para evitar la caída de su marco.

Lo ajustado del marcador provocó que los leones y los catalanes estuvieran obligados a pelear cada balón con toda su alma, ya que un error sería garrafal a esas alturas, por ello De Marcos vio la roja al minuto 93 por una mano y las miradas se centraron en una barrida dentro del área de Yeray sobre Démbele y el árbitro esperó la revisión del VAR, la cual dictaminó que no había falta, para anunciar el final del juego y el tablas en el electrónico, segundo consecutivo de los barcelonistas tras la igualdad ante el Valencia en el Camp Nou, que deja abierta la batalla por la Liga Santandér.

 

 

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios