Internacionales

Movilización de ‘chalecos amarillos’ en Francia ya deja 7 muertos

Nueva jornada de protesta cuenta con menos afluencia de personas.

La cifra de muertos en el transcurso de las protestas de los ‘chalecos amarillos’, iniciadas a mediados de noviembre, se ha elevado a siete, confirmaron este sábado a EFE fuentes oficiales.

La delegación de Gobierno del Norte indicó que la séptima víctima mortal es un conductor que este viernes chocó en Erquelinnes, municipio fronterizo belga, contra un camión que había sido bloqueado por una barrera de manifestantes en el lado francés.

El accidente se produjo hacia las 18:00 (hora local) y la investigación está en manos de la Justicia belga. Todos los accidentes mortales que se han registrado en el ámbito de este movimiento han tenido lugar en los bloqueos de carreteras.

La primera víctima se produjo el 17 de noviembre, durante el primer sábado de movilización, cerca de Pont-de-Beauvoisin, en el este del país, cuando un manifestante fue arrollado por un conductor víctima del pánico.

Dos días más tarde falleció un motorista tras ser arrollado por una furgoneta y en la madrugada del pasado día 2, en el segundo fin de semana de protestas, un conductor chocó contra un camión en Arles, en el este.

Una mujer de 80 años falleció días después de haber sido herida por una granada lacrimógena en Marsella y el pasado día 10 una veinteañera murió al chocar su vehículo contra un camión.

La sexta víctima se dio en la madrugada del jueves, cuando un joven de 23 años que participaba en el bloqueo de una carretera cerca de Aviñón (sur) falleció tras haber sido arrollado por un camión.

Nueva jornada de protestas

En las protestas de este sábado, los ‘chalecos amarillos’ eran mucho menos numerosos en las calles de Francia, con cerca de un millar de manifestantes en París, en protestas hasta ahora sin mayores incidentes o violencia.

La prefectura de policía de la capital estimó a media jornada en poco más de 1.000 los manifestantes en París. «Es una movilización más débil» y por tanto «con menos agitadores«, indicó la portavoz de la prefectura, Johanna Primevert, a la cadena de información continua BFMTV.

El pasado sábado 8 de diciembre, las manifestaciones congregaron a 136.000 personas en toda Francia, de ellas 10.000 en París, según cifras oficiales. Entonces, las imágenes de guerrilla urbana, de saqueos e incendios, especialmente en la capital, dieron la vuelta al mundo.

En todo el país se han desplegado 69.000 efectivos de las fuerzas de seguridad, contra 89.000 el sábado anterior. A media jornada del sábado unas 72 personas habían sido detenidas, mucho menos que los más de 500 detenidos a la misma hora del sábado pasado, según esta fuente. De ellos, 42 en París, contra 335 la semana pasada.

Pese a la menor movilización, este sábado por la mañana, París volvía a tener el aspecto de una ciudad en estado de sitio: vehículos blindados en las calles, 8.000 miembros de las fuerzas de seguridad movilizados, bancos y comercios con sus fachadas recubiertas con planchas de madera.

«Es triste» resumía un turista llegado de noroeste de Francia, Alain Burgun, de 65 años. A pesar de estas medidas de seguridad, la Torre Eiffel y los principales museos (Louvre, d’Orsay, Grand Palais), cerrados el sábado pasado, abrieron esta vez, igual que los grandes almacenes, a pocos días de Navidad.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios